Terapia del SPA

Próximo Encuentro Terapéutico a finales de octubre en Barcelona

La solución al problema del aborto no es más de lo mismo, conservar el status quo progresista y aumentar el patrimonio de “derechos”…. no-reproductivos. La solución al problema del aborto no es la desolación y el resentimiento que derivan de él. La solución no es más muerte sino ¡más vida! Y no solo para los niños, sino también para sus padres. Para todos ¡hay más vida! La solución al problema del aborto es… renacer de nuevo a la vida después de un aborto. Y es posible. Muchas lo han hecho ya.

En www.nomassilencio.com ofrecemos esa nueva vida a quien la quiera recibir. Y es gratis, como la vida misma. No tienes más que escribirnos a consultorio@nomassilencio.com y probar. No tienes nada que perder… más de lo que has perdido ya. Cambia de rumbo. Aún estás a tiempo. Atrévete a Vivir.

Hay dos fuerzas en la vida

La terapia del Síndrome post-aborto está centrada en el proceso del duelo que acompaña necesariamente a la muerte de un hijo, sea por el motivo que sea. El objetivo de la terapia es sanar el duelo, que en el aborto es siempre patológico, por lo antinatural del hecho y por el rechazo social que el duelo genera. Por ello, el duelo se corrompe al no tener aliviadero, y destruye a la persona y todo su entorno familiar. El primer objetivo, pues, es hacer un duelo saludable que permita a la mujer (u hombre) reconciliarse consigo misma, con los demás y con la vida. Para ello debe reconciliarse primero con su hijo abortado, al que sigue abortando en su interior como un mecanismo de autodefensa. Esa lucha interna es la causa de la ansiedad extrema que acompaña al SPA y que da lugar a las demás patologías psicológicas y sociales.

Esa reconciliación requiere la existencia de un interlocutor: el hijo. Pero una existencia VIVA, que pueda recibir y retornar el mensaje, pues de otra manera es imposible una comunicación real y sanadora. Esa comunicación con un ser que ha muerto sólo es posible accediendo a la dimensión en que está el hijo: la dimensión espiritual. Esa es la dimensión en la que trabaja y funciona la terapia de No Más Silencio. Para ello dispone de un blog sobre estudios científicos y experiencias de muerte clínica, en que algunas personas han visto a sus hijos abortados más allá de la muerte: http://haymasvidablogspot.com. Accediendo a esa dimensión es como la mujer puede recuperar la comunicación con su hijo y aceptar su identidad de madre. Con ello pone fin a su lucha interna contra la realidad de su hijo y de sus sentimientos maternales y puede hacer la paz en su interior y con los demás participantes en el hecho traumático del aborto. Sólo así puede recobrar su autoestima perdida y volver a tener fe en la vida. Sobre esas bases es posible reconstruir la vida como donación, no como explotación.

La terapia de NMS es también prospectiva, pues ofrece dar un nuevo rumbo a la vida; asentarla sobre nuevas bases, sólidas y duraderas que no vuelvan a derrumbarse en un momento de crisis. Así pues, los objetivos de la terapia del SPA son:

 

Una guerra contra la mujer

 

La mujer es el escenario de una nueva guerra abierta en este tiempo entre la ideología y la Naturaleza. Una guerra tan vieja como el hombre, que se recrudeció con la Revolución Industrial y que ha ido in crescendo en este último siglo. Una guerra masculina, de control y dominación del mundo externo, de la Naturaleza. Pero en este siglo, es la mujer quien se ha convertido en el mayor exponente de una ética de explotación y de manipulación de la Naturaleza y de la Realidad, hasta el punto de atentar contra su propia naturaleza, ofreciéndose a sí misma en holocausto a los dioses de la postmodernidad con el sacrificio su ser natural: la maternidad.  En la mujer, esta guerra se ha interiorizado, generando una represión de su propio ser... y del ser que anida en ella; se ha tornado una guerra interna, de su mente contra su corazón. Una guerra propiciada por un Sistema que la explota y manipula, convirtiéndola en una víctima más de su voracidad.

La mujer de este tiempo ha asumido de tal manera la ética machista del control, dominación y manipulación, que ha hecho dejación de su propia idiosincrasia hasta el punto de renunciar a lo más íntimo y consustancial: su capacidad de dar vida. Pero antes de llegar a sus entrañas, la guerra ha ido destruyendo uno a uno los baluartes de su sensibilidad, su empatía, su ternura, su vulnerabilidad, su generosidad, su paciencia, su flexibilidad, su capacidad de amar y procrear. Todas las armas de que disponía han sido entregadas al "enemigo" de la alienación, y ella misma se ha metido en el peor campo de concentración de todos los que han existido y existen: el Síndrome Post-aborto. Y ¡no quiere salir! … ¡no PUEDE salir!... ella sola.

El "enemigo" ha logrado la victoria perfecta: que el vencido deponga las armas voluntariamente y se encierre él mismo (ella misma) en la prisión. Y ¿cómo lo ha conseguido? Con un nuevo arsenal de armas lingüísticas e ideológicas: convirtiendo el campo de concentración en un "logro social" 1, en "un derecho de la mujer". El aborto encierra a la mujer en el peor campo de concentración que jamás ha existido: el de la culpa. "Es más fácil sacar a un niño del vientre de una madre que de su conciencia" decía un veterano obstetra, el Dr. Wilke. La guerra de este tiempo se ha hecho psicológica, y de nuevo, las primeras víctimas son los más débiles: los niños y las mujeres... en este orden. Esas son también las víctimas del aborto: los niños por su muerte física; las mujeres por su muerte psicológica.

Pero esa muerte psicológica, con ser dramática, es a menudo la antesala de la otra, pues el aborto multiplica por siete las probabilidades de suicidio en comparación con el parto, multiplica por cuatro la probabilidad de morir por accidentes de todo tipo, multiplica por tres los trastornos mentales, aumenta un 60% la probabilidad de morir por causas naturales, crea predisposición biológica para contraer cáncer de mama y otras enfermedades mortales. Una larga lista de secuelas y enfermedades, a cual más grave, que dejan a la mujer sumida en la miseria psicológica y física... y en la peor de ellas: la ignorancia. Porque el "enemigo" no permite que la mujer sepa "de dónde le ha venido el palo". Y si lo sabe, no permite que lo diga ni que la entiendan ni que la ayuden, ni que lo remedien. El Sistema ha decretado que el aborto es bueno para la mujer y no tolera herejes de este dogma postmoderno.
No importa que las estadísticas den cifras alarmantes de consumo de alcohol y drogas entre mujeres que han abortado, que las depresiones se hagan crónicas y generalizadas, que haya alta correlación con la anorexia y la bulimia, que se rompan las parejas (el 70% en el plazo de un año), que aumente la violencia doméstica e infantil y los suicidios... nada de eso importa porque el aborto tiene que ser bueno por definición: "César dixit". El Imperio con su maquinaria de dominación político-mediática ha vestido el aborto de progresía y que nadie se atreva a exclamar que "¡el emperador va desnudo!". Los niños y las mujeres ya no tienen sitio en el Sistema si no rinden su inocencia y su maternidad. Y sin ellas, el mundo está perdido.

Hemos tocado fondo. Con el aborto (y el trauma consiguiente), la mujer ha tocado fondo en su proceso de vértigo feminista, en su proceso de "conversión" a la ética machista. Pero cuando se toca fondo hay dos posibilidades: ahogarse o empujar con fuerza. La terapia de No Más Silencio ofrece un empujón fuerte a las mujeres que han caído en el abismo del aborto, para que se alcen de su postración.... ¡como un delfín surcando las aguas a los ojos del Sol!

 

delfin